El regreso del deseado

Estuvo cerca de vestir de celeste este verano, pero las condiciones que impuso en su momento el Barcelona no convencieron a un Carlos Mouriño que sigue empeñado en él. Tanto que este verano volverá a intentar su fichaje, aunque posiblemente el nivel económico del resto de pretendientes vaya a ser sensiblemente superior. No asusta esto al dirigente mexicano, que quiera ya de vuelta a Denis Suárez. No descansará hasta que lo consiga. Mientras, se tendrá que conformar con verlo como rival.

Mañana regresa el de Salceda de Caselas a Balaídos, territorio que ya exploró como visitante la temporada pasada a las órdenes de Unai Emery como sevillista. De hecho, él inició la jugada del tempranero gol de Gameiro en aquel partido, posteriormente neutralizado por Santi Mina desde el punto de penalti. Esta temporada también hirió, sin ir más lejos, al equipo que le vio crecer. Suárez fue el autor del gol del Villarreal en la ida en El Madrigal, antes de que Nolito pusiera el definitivo 1-2. Al término del choque reconocía que “soy muy del Celta, soy aficionado de ese equipo. Pero mi gol no ha servido para sumar, así que me voy triste”.

Su rendimiento este año a las órdenes de Marcelino está siendo bastante notable, superior al que tuvo en Sevilla. Lo reservó el técnico el pasado domingo ante el Levante tras el esfuerzo en Europa League. Su gran gol de falta directa en la ida fue vital para la clasificación a octavos de los amarillos. Uno más que suma a una lista de méritos que lo convertirán, posiblemente, en uno de los nombres del mercado veraniego. Aunque tiene contrato con el Villarreal, el Barcelona puede repescarlo bajo el depósito de 3 millones de euros, una cláusula que asustó rápidamente al Celta el pasado agosto. Luis Enrique ya confirmó en más de una ocasión que lo quiere y, según sea su papel, podría permanecer bajo las órdenes del asturiano o buscar acomodo fuera de la ciudad condal. Pretendientes –y de nivel europeo- no le van a faltar. El club olívico, al que Denis sigue fielmente como un celtista más, estará de nuevo al otro lado de la puerta. Será de todo menos sencillo.

Pero por ahora tiene otros objetivos en mente. Conseguir plaza de Champions en la Liga (lo tienen al alcance de la mano) y alzar la Europa League. Dos sueños que pondrían el broche perfecto a una temporada notable, al nivel de un equipo que ha dejado de lado el fútbol preciosista para convertirse en un conjunto tremendamente sólido –acumulan ya 14 partidos sin perder- pero con muchísima velocidad arriba. Además de Denis, que será titular en Balaídos, los amarillos cuentan con futbolistas como Samu Castillejo, Bakambu o Soldado peligrosísimos al contragolpe. Tanto que pocos dudan del tipo de partido que se espera este miércoles. Un Villarreal firme atrás –sin obsesionarse aunque sin renunciar al balón- esperando encontrar huecos con velocidad en la siempre débil defensa celeste. El submarino no será tan inocente como el Getafe ni tan apático como el Eibar. Tendrá que sudar, y mucho, el Celta para sacar algo positivo este miércoles en Balaídos.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS