El Celta necesita un milagro en el Camp Nou

Complejísima misión la que emprende el Celta esta noche en el Camp Nou. En el momento en el que más bajas asolan al conjunto de Eduardo Berizzo, toca rendir visita a uno de los coliseos inexpugnables de Europa para enfrentarse al, posiblemente, mejor equipo del mundo. Desde las 20:30h, los hombres del Toto procurarán recuperar el pulso a la Liga tras conseguir únicamente 2 victorias en los últimos 8 partidos, unos datos negativos que lo han sacado de puestos europeos por primera vez en toda la temporada.

 

Tras el ajetreo físico y moral que ha supuesto la Copa del Rey, el Celta tiene la obligación de recuperar cuanto antes su tono habitual en la competición doméstica. Eduardo Berizzo reconocía ayer que el objetivo, dada la trayectoria del equipo, es Europa. Y para ello las victorias deben volver a la vida cotidiana del celtismo. Sólo Levante y Granada han hincado la rodilla en los últimos dos meses, en los que los vigueses han vivido un calvario en forma de bajas y sanciones. Para esta noche, sin ir más lejos, Berizzo no podrá contar con ningún futbolista de su tridente de lujo: Nolito está lesionado –se le espera ante el Eibar- y Aspas y Orellana están sancionados. Tampoco Bongonda, que vive su mejor momento desde que está en Vigo. Esto provocará que el Toto opte por un tridente inédito en Liga: Guidetti, Beauvue y Señé.

Por detrás, el Tucu Hernández será uno de los puntales, acompañado en el centro del campo por Radoja y Daniel Wass. Marcelo Díaz ha acusado el esfuerzo del pasado jueves y comenzará en el banquillo, aunque tiene todas las papeletas para ser uno de las sustituciones en la segunda parte. En defensa no estará Sergi Gómez, por lo que la zaga la conformarán Hugo Mallo por la derecha, Planas por la izquierda y Cabral y Jonny en el eje de la zaga. El de Matamá será la sombra de Messi, como ya ocurriera la temporada pasada. Bajo palos volverá a estar Sergio, después de que el míster anunciará que continuará con su política de rotaciones sin portero fijo.

Enfrente, Luis Enrique pondrá todo su arsenal. Con el Madrid pisando los talones (los culés tienen que jugar todavía el choque aplazado ante el Sporting), no reservará nada. Bravo estará bajo palos, con Alves, Piqué, Mascherano y Alba formando línea defensiva. Por delante jugarán Busquets, Arda e Iniesta, habilitando al tridente más mortífero del planeta: Messi, Neymar y Luis Suárez.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS