Reacción sin suficiente premio

Más vale tarde que nunca. El Celta cosechó un punto que sabe a poco contra el Sevilla gracias a un gol de Claudio Beauvue en la segunda parte, el primero del galo como celeste. Fue tras una primera parte para el olvido en la que, incluso con la expulsión de Fazio, los locales no conseguían deshacerse del fantasma de la goleada copera. La incomparecencia celeste se prolongó hasta el comienzo del segundo tiempo, momento en el que los de Berizzo reaccionaron y fueron a por el partido. Con todo, su reacción se quedó corta (1-1) y acabó acusando los minutos que desechó en el primer período.

El partido comenzó marcado por las rotaciones. La baja obligada de Orellana, que se prolongará dos jornadas más, propició la entrada de Beauvue; con el francés, Bongonda y Aspas en el verde, Berizzo buscaba en la velocidad el arma para derrotar a los andaluces. Comenzaron bien, rozando el gol en un cabezazo de Beauvue y con varios disparos peligrosos de Wass, pero poco les duró a los celestes el control del encuentro. A base de físico y faltas tácticas, el Sevilla llevo el encuentro a su zona de confort, haciendo que el partido entrase en una fase en la que ni se atacaba, ni se dejaba atacar. 

La estrategia le habría salido a la perfección a Emery de no ser porque se quedaría con uno menos antes de cumplir la media hora de juego. Tras ver dos amarillas, Fazio se marchaba antes de tiempo a vestuarios; el argentino vio  el primer cartón por golpear a Aspas al comienzo del partido y el otro por cazar a Pablo Hernández en el centro del campo. No obstante, Velasco Carballo había puesto el listón excesivamente bajo, consecuencia de ello fueron las tarjetas a Bongonda, Gómez y Aspas, que no podrán jugar ante el Barcelona en la próxima jornada.

El partido se encaminaba a los vestuarios con el signo inicial cuando, como el jueves en el Pizjuán, el Sevilla elegía el momento más doloroso para golpear. A dos minutos del intermedio, en el tercer saque de esquina consecutivo para los andaluces, Beauvue no acertaba a despejar un centro colgado al punto de penalti y el balón quedaba franco para que Carriço fusilara desde el área pequeña. Bofetada moral para el Celta que, por si fuera poco y por segundo partido consecutivo, se quedaba sin un clamoroso penalti a favor por derribo de Mariano sobre Bongonda en el área.

El descanso hizo bien a los gallegos, que salieron con otro aire a disputar los segundos cuarenta y cinco minutos. Berizzo debió hacer hincapié en la inocencia y falta de velocidad en ataque, pues los locales salieron con dos marchas más y dispuestos a remontar como fuera. En este contexto, brilló con luz propia Bongonda, que atacó una y otra vez a Mariano generando buenas ocasiones de remate. Primero fallaba Beauvue un gol cantado, después Rico repelía un disparo de Radoja y más tarde el Tucu avisaba al meta andaluz. El Sevilla estaba ahogado, aunque encontró de nuevo un aliado en el balón parado: Nzonzi estrellaba un cabezazo en la base del poste izquierdo y ponía en duda la remontada gallega.

Consciente de que el empate estaba al caer, Berizzo metía más leña al fuego y daba entrada a Díaz y Guidetti por Radoja y Jonny, llevando a Wass a la banda. El cambio de posición sentó de maravilla al danés, que acto seguido centraba de primeras y raso para que Beauvue fusilara en el punto de penalti a Rico. El gol levantó a una grada que comenzó a apretar con el equipo, liderados por un excelso Marcelo Díaz, sabedores de que el rival estaba malherido.

La poco menos de media hora restante fue un monólogo celeste en el que las ocasiones se sucedían, así como la imprecisión celeste en el remate y el último pase. No fueron pocos los centros que Wass y Planas pusieron, ni las internadas de Bongonda por el área de Mariano , pero siempre fallaba algo: un pasito de Guidetti, un testarazo ligeramente alto del Tucu, un remate de Aspas que se envenenaba y no entraba por centímetros. El gol evadía a los gallegos, que no daban rematado a un rival que boqueaba en busca de oxígeno.

Pese a todo, el Celta dispuso de la última ocasión del encuentro. Un resbalón de Mariano posibilitó la internada de Bongonda en el área y un centro raso para Guidetti que, no obstante, encontraría las manos de un Rico que leyó perfectamente la jugada. Quedaba el descuento, pero el encuentro pereció en las manos del portero hispalense, que in extremis salvaba un punto para los suyos. Este jueves, de nuevo en Balaídos, se disputará el tercer y último encuentro de esta serie de partidos ante el Sevilla en la vuelta de octavos de Copa del Rey. La remontada es complicada, pero el Celta ha demostrado hoy contar con armas de sobra para dar la sorpresa.


Ficha técnica

RC Celta: Sergio, Jonny (Marcelo Díaz, min.61), Cabral, Sergi Gómez, Planas, Radoja (Guidetti, min.61), Wass, Pablo Hernández, Beauvue, Bongonda y Iago Aspas

Sevilla FC: Sergio Rico, Carriço, Ramí, Fazio, Ferreira, Escudero, N´Zonzi, Krohn-Dheli, Reyes (Banega, min.63), Konoplyanka (Vitolo, min.57) y Llorente (Gameiro, min.68)

Goles: 0-1, min.43: Carriço; 1-1, min.64: Beauvue

Árbitro: Velasco Carballo, del comité madrileño. Expulsó con doble amarilla a Fazio (min.24) y amonestó a Sergi Gómez, Iago Aspas, Bongonda, Konoplyanka, Escudero, Sergio Rico

Campo: Balaídos, 16.420 espectadores  

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS