Encefalograma plano

Partido regalado. Más pendientes de la vuelta de cuartos de final de Copa del Rey que del partido en Vallecas, el Celta se marchó de Madrid con tres goles bajo el brazo y, lo que es peor, una imagen bochornosa. En apenas media hora ya se había resuelto un encuentro sin historia; en esos treinta minutos no se vio ni el más mínimo resquicio de actitud o intensidad en los once celestes que salieron al césped, con su consiguiente resultado en forma de una goleada que pudo ser mucho más abultada.

Eduardo Berizzo, que ya había declarado que su prioridad era la eliminatoria de este miércoles, rotó prácticamente a todos sus titulares. De hecho, la alineación del argentino contó con inclusiones tan sorprendentes como las de David Goldar, Borja Fernández, Drazic o Beauveu, que debutaba en Liga como celeste. La propuesta del argentino no comenzó como habría esperado, pues el Rayo tuvo hasta tres ocasiones para adelantarse en los cinco minutos iniciales: dos palos en forma de disparo de Bebé y cabezazo de Llorente y un centro de Trashorras que se paseó por la frontal del área.

Pasados los nervios iniciales, especialmente los de los menos habituales, la respuesta gallega fue silenciada de nuevo por el ímpetu vallecano. Los rayistas golpearon de nuevo, esta vez más fuerte y se encontraron con un gol que hacía justicia a su superioridad. Una internada por la izquierda de Trashorras, con la ayuda inestimable de la falta de concentración e intensidad de la defensa celeste, acababa con un merecido tanto de Miku.

El descalabro no iba a acabar ahí. A la superioridad manifiesta del Rayo se sumó la complicidad de Planas en defensa. El lateral catalán, cuya aportación al conjunto está cada vez más discutida, naufragó durante todo el encuentro, pero dos errores suyos en la marca acabaron con dos goles franjirrojos. Dos goles idénticos: falta lateral dirigida hacia el segundo palo, marca por detrás y con la mirada del 21 celeste y remate cómodo para el goleador rayista; el primero fue de Tito y el siguiente de Jozabed.

La agonía celeste no iba a terminar ahí y aún no se había llegado al término de la primera mitad. Un par de ocasiones más precedieron al descanso, que poco influyó en la tendencia del encuentro. Con todo, en el inicio del segundo tiempo llegó el primer y único disparo celeste del partido en forma de débil remate de Hugo Mallo con la izquierda. El acercamiento iba a ser un mero espejismo pues, casi acto seguido, tuvo Miku la ocasión para aumentar la renta pero su disparo acabó en Getafe.

Apenas tuvo más historia el encuentro, más allá del ocasional remate de algún delantero rayista y el desfile de cambios habitual en ambos banquillos. Conforme se acercaba el final se igualaron las fuerzas, pero ambos equipos ya vegetaban por el campo y apenas había interés en el encuentro. Algún tímido acercamiento de los atacantes gallegos levantaba algún tipo de respuesta en la grada visitante, pero al final los aficionados celestes que se desplazaron a Vallecas no tuvieron ni una mísera alegría que llevarse de vuelta a Vigo.

 

R. Vallecano: Juan Carlos Quini, Tito (Doado, min.75), Zé Castro, Nacho, Llorente, Trashorras, Jozabed, Pablo H (Montiel, min.62), Bebé y Miku (Javi Guerra, min.68).

RC Celta: Sergio, Hugo Mallo, Goldar, Sergi Gómez, Planas (Jonny, min.72), Radoja (Pablo Hernández, min.46), Borja Fernández,  Bongonda, Señé, Drazic (Pape Cheikh, min.65) y Beauvue.

Goles: 1-0, min.21: Miku; 2-0, min.25: Tito; 3-0, min.36: Jozabed.

Árbitro: Jaime Latre, del comité aragonés. Amonestó a Beauvue, Goldar, Orellana, Dorado, Quini, Trashorras.

Campo: Vallecas.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS