El Atlético frena al Celta

El Atlético hizo gala de la buena fama defensiva en la victoria sobre el Celta en Balaídos (2-0). Los hombres de Simeone forjaron la retaguardia un sólido triunfo ante unos celestes que, pese a las bajas y dudas, ofrecieron una gran versión ante uno de los juggernauts de la Liga. Los locales intentaron todo lo que estuvo en su mano, pero fue imposible derribar el muro rojiblanco.

De hecho el comienzo de los vigueses fue bastante esperanzador. Pese a las fuertes lluvias que azotaron la ciudad olívica en las últimas fechas, el partido pudo disputarse y comenzó  con el Celta como protagonista. Los de Berizzo se hicieron con el esférico en los primeros compases del encuentro y comenzaron a generar ocasiones, aunque sin mucho peligro. La más clara la tuvieron en el minuto 20 cuando, tras una arrancada de Mallo, Orellana inició una gran jugada que acabó con un testarazo de Aspas al que Oblak no llegaba por poco. A partir de ahí se vino arriba el Atlético, que dispuso de sus mejores minutos del encuentro. Los de Simeone comenzaron a presionar más duro a los gallegos y a hacerlos retroceder metros. No obstante, el descanso llegó sin que hubiese movimiento en el electrónico.

El descanso no cambió el guión del encuentro, pues el Atlético seguía asfixiando al Celta en su intento de recuperar la iniciativa. Sería Griezmann el que enterraría las aspiraciones celestes iniciando y culminando la jugada del primer balón rojiblanco: balón desde la frontal a Vietto, centro del argentino y remate a puerta vacía del artillero francés. Tras el gol, el Atlético se dedicó a lo que mejor se le da: retroceder líneas, presionar en campo propio y salir a la contra en los menos toques posibles.

En este contexto y pese a su buena intención, el Celta no encontraba la fisura en el muro rojiblanco y empujaba hacia delante esperando el despiste del rival. No obstante, no había fisura alguna en el entramado defensivo que planteó Simeone. Además, la entrada de Carrasco dotó al Atlético de un mayor peligro en el contragolpe  que no tardó en hacerse efectivo: pérdida de Cabral, quiebro maravilloso a Sergi Gómez y fusilamiento a Sergio para poner el 0-2 en el marcador.

Los diez minutos finales poco importaron. El Celta continuó asediando el área del Atlético con más corazón que cabeza y los rojiblancos aguardaron a que el colegiado señalara el final para consolidar su liderato. Pese al mal cierre de la primera vuelta, los de Berizzo llegan al ecuador del campeonato conservando el quinto puesto y ofreciendo buen fútbol incluso en momentos tan delicados como el actual. El sueño europeo no es una utopía.

 

Celta: Sergio Álvarez, Hugo Mallo, Sergi Gómez, Cabral, Jonny; Wass, Radoja (Guidetti, min.73); Orellana, Tucu Hernández (Borja Fernández, min.80), Bongonda (Señé, min.85); Iago Aspas.

Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Jiménez, Godín, Filipe Luis; Saúl, Gabi, Augusto Fernández (Carrasco, min.53), Koke; Vietto (Jackson, min.74) y Griezmann (Jesús Gámez, min.82)

Goles: 0-1: m. 48, Griezmann. 0-2: m. 79, Carrasco

Árbitro: De Burgos Bengoetxea (colegio vasco). Mostró tarjeta amarilla a Hernández y Radoja por parte del Celta, y a Filipe Luis por parte del Atlético de Madrid.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS