El Betis deja vivo al Celta

El Celta salió con vida del Villamarín en un partido con desagradable resultado. Un error de Jonny posibilitó la resurrección de un Betis dominado, que dispuso de casi 45 minutos de superioridad para empatar la contienda; la expulsión del vigués implica que el Celta sólo tendrá un central del primer equipo ante el Espanyol. Además, las sensaciones con las que se van no son las mejores: inactividad del centro del campo en labores creativas, falta de acierto en la delantera y una plantilla cada vez más corta.

Con la ausencia de Pablo Hernández en el once inicial, las únicas novedades introducidas por Berizzo fueron Daniel Wass y Iago Aspas; la introducción del moañés tras su descanso la pasda jornada dio un nuevo aire al ataque celeste. Si bien el partido comenzó siendo una sucesión de concesiones, el Celta consiguió imponerse levemente a su rival. La presión bética se debilitaba con los minutos mientras que la figura de Orellana crecía exponencialmente.

No obstante, fue de las botas del poco activo Nolito de donde nació el gol celeste: combinación entre Aspas y el gaditano y pase en profundidad a Bongonda para que el belga batiese a Dani. El tanto activo al cuadro local que, si bien probó los reflejos de Sergio en un par de ocasiones, comenzó a imponerse sobre el verde. El Celta, por su parte,  esperaba a la contra y golpeaba con la velocidad de sus delanteros, aprovechando los espacios que dejaba el cuadro sevillano.

Al inicio del segundo tiempo se decidió el encuentro. Jonny perdia el esférico ante Petros y, siendo el último hombre, derribaba a Petros y veía la roja directa. El error del zaguero vigués posibilitó el debut de Alende, que saltó al campo en sustitución de Bongonda. Sin embargo, la recomposición de la defensa gallega apenas retrasó cinco minutos el monólogo bético.

El conjunto local comenzó a asentar su dominio a través del balón parado, forzando al Celta a recurrir al juego en largo, encomendarse al enorme partido que estaba realizando Cabral y esperar a que el tiempo pasara rápido. No obstante, los constantes acercamientos del Betis en forma de peligrosos centros laterales y disparos rechazados hacían temerse lo peor.

La entrada de Borja Fernández en la recta final del encuentro no impedió lo inevitable. A falta de ocho minutos para el final, Alende habilitó a Jorge Molina y el ariete alicantino no perdonaba ante Sergio. Pese al empate y al evidente dominio sevillano, fue el Celta el que dispuso la mejor ocasión de los últimos minutos; tras una maravillosa contra conducida por Wass, Nolito definía erróneamente ante Dani. Al final, reparto de puntos pero no de sensaciones: amargas para los béticos por no vencer y amargas para los vigueses por dejar escapar dos puntos.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS