El primer copazo de Santi

El Celta venció por la mínima al Athletic en la ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey gracias a un solitario gol del canterano Santi Mina. El tanto del joven ariete celeste, que hoy cumplía dieciocho años, no sólo sirve para dar ventaja al Celta de cara al partido de vuelta en el Nuevo San Mamés, sino para sumar la segunda victoria consecutiva en Balaídos, algo impensable hace escasas jornadas. Los vigueses fueron superiores en todo momento al conjunto bilbaíno, equipo copero por excelencia, que alineó, a excepción del portero Herrerín, a los mismos futbolistas que el fin de semana pasado derrotaron al F.C. Barcelona.

Luís Enrique, al igual que Valverde, optó por no revolucionar al equipo pero sí introdujo rotaciones para dar descanso a algunos de los más utilizados a lo largo de la temporada: Yoel, Toni, Oubiña y Charles vieron el partido desde la grada. El portero esta tarde fue Sergio, con Hugo Mallo, Cabral, Costas y Jonny formando la línea de defensas; en el trivote formaron Krohn-Dehli como mediocentro y Álex López y Rafinha como interiores; finalmente, Nolito como extremo izquierdo, Orellana como extremo derecho y Santi Mina como delantero centro.

El partido comenzó tan frío como la tarde viguesa. El Celta tenía la posesión pero no creaba peligro y el Athletic, cediéndole todo el peso del partido a los vigueses, esperaban atrás para lanzar una contra que parecía no llegar. Pero llegó: pasado el cuarto de hora de juego, hicieron falta dos buenas intervenciones de Sergio a disparos de Muniáin y Herrera para mantener la igualdad en el marcador. El peligro despertó al Celta, que pronto llevó peligro a la portería de Herrerín, hasta entonces un espectador más. A la media hora de partido Orellana rozaba la cepa del palo izquierdo con un preciso disparo e instantes más tarde Álex López obligaba al portero rojiblanco a blocar otro disparo lejano. Minutos más tarde llegó la más clara para el Athletic: en una falta botada por Susaeta, la defensa del Celta tiró mal el fuera de juego y dejó solo a San José que, tras acomodar el balón, disparó a un lateral de la portería defendida por Sergio. Minutos después llegó la mejor ocasión para los locales: un gran pase de Jonny habilitó a Santi Mina que fallaría en el mano a mano cuando el primer tiempo ya estaba llegando a su final.

El descanso sirvió para avivar a ambos conjuntos, que salieron de los vestuarios a comerse a su rival. El Celta contó con buenas ocasiones en el primer tramo del segundo período, pero el Athletic respondía con igual contundencia e incluso pudo llegar a adelantarse si Muniáin hubiese estado más acertado con sus disparos. Luís Enrique decidió dar más empaque al equipo y dio entrada a Madinda y al casi inédito Vila por Rafinha y Costas; ambos futbolistas aprovecharon los minutos de los que dispusieron, especialmente el mediocentro gabonés, que sigue pidiendo a gritos más minutos con el primer equipo. 

El tanto de Santi Mina pudo llegar antes, pero Herrerín sacó una mano prodigiosa para evitar que un cabezazo del canterano se colase entre sus redes. Sin embargo, un par de minutos más tarde llegaría la revancha para el joven delantero vigués: un mal despeje de Gurpegui evitó que Herrerín atrapara el balón y Mina, tras robar el balón al guardameta visitante, acabó dando la ventaja al Celta tras definir a puerta vacía. El tanto sirvió para dar confianza al Celta, que se volcó para aumentar su ventaja de cara a Bilbao, pero dejó espacios a la contra y pudo pagarlo de no ser por una gran parada de Sergio a Aritz Aduriz. Para completar la fiesta vivida en Balaídos, Luís Enrique decidió darle algo más de diez minutos a Mario Bermejo. El veterano delantero cántabro, que entró en sustitución de Orellana, reapareció tras siete meses alejado de los terrenos de juego, recibió la ovación unánime de toda la parroquia celeste y volvió a aportar el trabajo oscuro que tanto valora Balaídos.

Celta: Sergio Álvarez; Hugo Mallo, Cabral, Costas (Jonathan Vila, min 64), Jonny; Álex López, Krohn Dehli, Rafinha (Levy, min 68); Orellana (Mario Bermejo, min 77), Nolito y Santi Mina.

Athletic: Iago Herrerin; Iraola, San José, Gurpegi, Balenziaga; Iturraspe, Mikel Rico, Herrera (De Marcos, min 77), Muniain, Susaeta (Ibai, min 66); Toquero (Aduriz, min 77).

Gol: 1-0, Santi Mina (min. 71)

Árbitro: Pérez Montero amonestó a Muniain, Iturraspe y Mikel Rico por parte del Athletic y a Rafinha, Jonny y Álex López por parte del Celta.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS