Uno a Uno: Leganés 0 - Celta 0

Escribá: 5. Regular en el peor sentido. En Butarque, el técnico valenciano se instaló en la mediocridad y el temor a la derrota, más que en las ganas de victoria. De hecho, tanto celestes como pepineros parecieron firmar un pacto de no agresión, con el cual apenas generaron ocasiones sobre la meta rival. Los cambios, insustanciales.


Rubén: 6. Poco que decir del portero de Mos. Lo poco que le llegó, lo chapó con la seguridad y templanza que le caracterizan. Sin alardes.

Mallo: 5. Una vez más, el capitán ha mostrado su versión más floja. NI desborde, ni velocidad, ni una gran solvencia defensiva. Poquito.

Araújo: 6. Bien el mejicano, pero sin alardes. Cumplió y además se mostró tan rocoso como siempre.

Cabral: 6. También cumplió decentemente el central argentino. No se prodigó demasiado en acciones complicadas y mostró una buena versión de sí mismo.

Olaza: 6. Una vez más el lateral uruguayo sorprende por su desparpajo, calidad y actitud (sobre todo). Roza el notable.

Lobotka: 5. Otro partido para olvidar del pivote eslovaco. No erró, pero tampoco aportó apenas de cara al colectivo. Debe mejorar.

Jozabed: 6. El otro futbolista del cual alegrarse en el encuentro de hoy. También roza el notable el sevillano, que se adueñó de los mando de la medular celeste, aunque tampoco brilló como el mejor Okay.

Hjusager: 4. Al danés se le está poniendo cara de Bongonda. No hay progresión en su juego ni apariencia de que esa tendencia pueda cambiar en el futuro a corto plazo. Estancado.

Boufal: 4. De los peores partidos del marroquí con la camiseta del Celta. Ni desbordó, ni elaboró juego ofensivo y sus disparos salieron cómicamente desviados. Así, no.

Iago: 5. El astro de Moaña lleva un par de partidos con el motor a medio gas. Casi marca el gol de la victoria en Butarque, pero el resto del choque falló hasta en pases fáciles.

Maxi: 5. Continúa peleando lo imposible y dejándose la piel cada partido los 90 minutos. Suficiente, pero necesitamos más de él.


Boudebuz: 5. Demasiado individualista y poco participativo, al menos cumplió su rol en mayor o menor medida los minutos que estuvo sobre el césped: correr hasta el final.

Brais: 4. Muy mal el canterano, que probablemente aún no esté para jugar. Ni calidad ni determinación.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS