Uno a Uno: Celta 4 - Sevilla 0

Unzué: 8. Y por fin, al noveno mes, llegó el gran partido en el que se reivindicó. Se atrevió con su planteamiento, hizo buenos cambios, y además el equipo funcionó en las tres líneas. De ese modo, con actitud y ganas, logró una abultadísima victoria contra nada menos que el Sevilla. No obstante, aún le falta buen juego para la excelencia.


Sergio: 8. Brutal partido el cuajado esta tarde por el ‘Gato de Catoira’. Con sus primeras tres intervenciones salvó al equipo de encajar gol, y mantuvo la portería a cero casi sin despeinarse.

Mallo: 7. Muy bueno el partido del capitán, como suele ser habitual. Se dejó hasta el físico por sacar adelante el resultado. Sin embargo, se vio bastante superado con las acometidas en velocidad por su banda.

Roncaglia: 5. Sin lucirse, salvó los papeles. De hecho, empezó tan titubeante el encuentro que se mascaba la tragedia. Mejoró hacia el final.

Sergi Gómez: 7. Sigue siendo nuestro central indiscutible. Con este nivel de anticipación y salida, sigue sin tener rival en la plantilla.

Jonny: 6. De más a menos hasta ser sustituido. El de Matamá estuvo bien, sin alardes.

Lobotka: 6. Bastante discreto el partido del pivote eslovaco. Casi se puede afirmar que, casi siempre, se mantuvo a la sombra de su compañero chileno…

Wass: 6. Continúa el danés sin encontrar su mejor nivel. Sin embargo, hasta su sustitución, firmó un partido correcto.

Tucu: 9. Una maravilla el encuentro del Tucumano. Secó por completo el centro del campo rival, sin permitir nada a N’Zonzi, y además asistió como sólo él sabe a los delanteros. Imprescindible.

Brais: 7. Francamente buena fue la actuación del canterano. Luce una visión de juego estratosférica para su edad, y además se asocia que da gusto. ¿Ya titular?

Sisto: 5. Perdido como hace meses. Da palo de ciego en un esquema que, de pronto, parece serle ajeno. Debe mejorar mucho para que se le sigan concediendo oportunidades como ésta.

Aspas: 9. Hat-trick. Y con eso lo decimos todo. En punta, el genio de Moaña nunca perdona; se convierte en un ‘asesino’ del área que pocas defensas pueden detener. Si no alcanza la matrícula, es por algunas jugadas aisladas donde tomó malas decisiones.


Radoja: 5. Apenas participó en el juego colectivo, pero sirvió para cerrar el encuentro con su buena anticipación.

Cabral: -. Tocó un par de balones que despejó sin complicarse. Intrascendente.

Boyé: -. También tocó un par de balones, pero en este caso para asociarse correctamente arriba. Sin mayor incidencia.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS