El primer paso de Boyé

Lucas Boyé llegó al Celta el pasado mercado invernal para dar a Unzué una nueva variante en ataque tras la salida de Guidetti al Alavés.

El futbolista argentino, cedido por el Torino con una cláusula de compra de 8 millones de euros, apenas había tenido protagonismo en el césped más allá de esporádicas apariciones en los minutos finales y un encuentro amistoso de entrenamiento ante el Coruxo, en el que anotó 2 tantos.  

Con apenas 90 minutos oficiales en Liga, el pasado sábado, Boyé entraba en la alineación del Celta en San Mamés en detrimiento de un Pione Sisto que parece anclado en su situación de suplente y parece sin ganas de querer cambiarlo. Con Emre Mor fuera por motivos técnicos. El jugador de 22 años disputó más de una hora en la que fue el futbolista más destacado del entramado ofensivo del Celta.

Ubicado en el flanco izquierdo del ataque como acompañante de Maxi y Aspas. 2 disparos a puerta y un notable esfuerzo tanto en fase ofensiva como el repliegue fueron sus más destacables cualidades en una nada despreciable cantidad de minutos. Cabe decir que en el rato que estuvo sobre el césped, fue él el único atacante del Celta que disparó a puerta, pese a no ser con peligro. Ya que Aspas y Maxi parecían desconectados en el entramado defensivo que tejió el Athletic de Bilbao y que el Celta no fue capaz de desenmarañar hasta los últimos minutos de juego tras la entrada de Hernández, Pione y, en especial, Bras Méndez.

Tras su primera aparición como titular, Lucas Boyé apunta también al próximo partido ante el Sevilla (Sábado, 16.15h). La baja de Maxi Gómez por acumulación de cartulinas le abre de nuevo la puerta de la titular a no ser que Unzué cambie de opinión respecto al papel de Pione Sisto y Emre Mor en el equipo. Falta por ver si Boyé va a más en próximas jornadas y puede aportar al Celta ese extra que necesita en su lucha por Europa tras el bajón de Aspas y Maxi Gómez de cara a gol.

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS